Garantías extendidas y contratos de servicio

Si está comprando un carro, un aparato electrónico o un artefacto más grande, es posible que le ofrezcan la oportunidad de comprar una “garantía extendida” o un contrato de servicio. Tanto los contratos de servicio como las garantías le ofrecen servicio de reparación o mantenimiento por un período específico de tiempo. Pero hay una diferencia importante: la garantía está incluida en el precio del producto; el contrato de servicio tiene un costo extra. Es un adicional que tal vez no justifique su precio.

Algunos contratos de servicio duplican la cobertura de garantía provista por el fabricante del producto; otros sólo cubren parte del producto; y hay algunos con los que es prácticamente imposible conseguir que le reparen un producto cuando lo necesita.

Le listamos algunos factores a considerar antes de decidirse a comprar un contrato de servicio.

¿Es probable que el producto necesite reparaciones?

Si no es probable que el producto necesite reparaciones o si las posibles reparaciones no son muy costosas, usted no va a obtener ninguna ventaja comprando un contrato de servicio. Fíjese en los sitios web que ofrecen información sobre los productos que probablemente necesiten reparaciones costosas o importantes.

Cuando salga a comprar, compare fabricantes y productos específicos. Si compra un producto confiable de una compañía con buena reputación, tal vez sea innecesario comprar un contrato de servicio.

¿El contrato de servicio realmente le ofrece una cobertura extra?

Antes de considerar la compra de un contrato de servicio, fíjese bien cuál es la cobertura de su garantía. Compare la cobertura de la garantía con el contrato de servicio para ver si le ofrece algún beneficio de cobertura adicional.

Lea los costos y los términos del contrato de servicio. Si está comprando en internet, busque un enlace que lo dirija a los términos del contrato y guarde una copia como referencia para el futuro.

Dependiendo de sus términos, un contrato de servicio podría durar menos de un año o más de cinco. Puede que el contrato de servicio no cubra los daños accidentales. Además, el contrato podría tener alguna cláusula que permita que la compañía le deniegue la cobertura si, por ejemplo, usted no sigue las instrucciones del mantenimiento de rutina.

Un contrato de servicio podría cubrir partes específicas del producto o reparaciones específicas. Si en los términos del contrato de servicio no se lista una parte o función del producto estableciendo que está específicamente cubierta, dé por supuesto que no lo está.

Recuerde que tal vez tenga que costear otros gastos, como un deducible o un cargo cada vez que le hagan el servicio al producto. También le podrían exigir que envíe el producto por correo a un centro de reparaciones — así que también tiene que considerar los costos del envío. Algunos contratos de servicio establecen montos para los rembolsos. Por ejemplo, los contratos de servicio para carros quizás no cubran todos los gastos de remolque o el costo del alquiler de un vehículo provisorio. Además, es posible que tenga que pagar un cargo por la transferencia si vende el producto.

¿Cómo se tramitan las reclamaciones?

Averigüe si el comerciante se ocupará de las reparaciones o si las hará alguna otra persona. ¿Cómo es el proceso de reclamación? Por ejemplo, ¿tendrá que llevar el producto a la tienda donde lo compró?

Si un comerciante o concesionario local le ofrece un contrato de servicio, tal vez sólo pueda recibir servicio localmente. Considere la posibilidad de que surjan problemas mientras esté de viaje o después de mudarse a otra localidad.

¿Quién es el responsable de cumplir el contrato?

Con frecuencia, la FTC recibe cartas de consumidores que preguntan qué pueden hacer si tienen un contrato de servicio con una compañía que deja de operar o que no está en condiciones de repagar las reclamaciones. Lamentablemente, en estos casos es muy poco lo que se puede hacer. Antes de firmar un contrato, considere la situación financiera de la compañía y la reputación del negocio:

  • Busque un domicilio y número de teléfono para comunicarse si le surge alguna pregunta o si se presentan problemas.
  • Haga una búsqueda en internet ingresando el nombre de la compañía junto con palabras tales como “comentarios” o “queja” para ver si encuentra comentarios negativos sobre la compañía.
  • Llame a su oficina estatal de protección del consumidor y pregunte si registran quejas contra esa compañía.

¿Hay una mejor opción?

Algunos defensores de los consumidores aconsejan que es mejor que la gente ignore las garantías extendidas y que coloque el dinero que hubiera gastado en la garantía en una cuenta de ahorro. Si usted necesita hacer alguna reparación, puede echar mano a sus ahorros. Y si no necesita ninguna reparación, tendrá un poco de dinero extra en el banco.

Advertencia sobre las “llamadas en frío”

Muchas garantías extendidas se ofrecen en el punto de venta, pero a veces, los comerciantes llaman o envían correspondencia bastante tiempo después de su compra. Es más que probable, que estos lances de ventas provengan de negocios que no están relacionados con el vendedor original. Si responde a estos ofrecimientos, es muy factible que antes de enterarse de los detalles del contrato de servicio escuche tácticas de venta de alta presión, le pidan información financiera personal y un pago anticipado. Y si le compra un contrato de servicio a un telemercader, tal vez descubra que la compañía de servicio no seguirá operando el tiempo suficiente para cumplir sus compromisos.

Tagged with: compras, garantía