Comprar productos y servicios para la salud en internet

Internet es conveniente para comparar precios de medicinas recetadas, averiguar sobre productos y servicios para la salud o prepararse para su próxima visita al médico. Cuando busque información en internet sobre productos y servicios para la salud use las siguientes recomendaciones para hacerlo con inteligencia y sin correr riesgos:

Sepa con quién está tratando

Antes de suministrar información personal o financiera por internet, ya sea para comprar algo o simplemente para conseguir “más información”, tenga presente que cualquiera puede establecer una tienda de venta en internet. Si está pensando en comprarle un producto para el cuidado de la salud a una compañía o sitio web desconocido, investigue un poco:

  • Confirme el domicilio físico (no simplemente una casilla postal o P.O. Box) y el número de teléfono del vendedor de internet para poder establecer contacto si fuera necesario.
  • Haga una búsqueda del nombre y del sitio web de la compañía, y asegúrese de ir más allá de la primera página de resultados. Si encuentra muchos comentarios negativos, lo mejor será que siga buscando en otra parte.
  • Busque indicadores de seguridad del sitio, como por ejemplo un domicilio de internet que comience con las letras "https" (la “s” corresponde a “seguro”). Pero también tenga presente que se pueden falsificar íconos de seguridad. Evite operar con sitios web que le soliciten que envíe información personal o financiera por email o que le soliciten que envíe efectivo a través de un servicio de transferencia de dinero.

Considere la fuente de información

Cuando inicie su búsqueda sobre productos, servicios o temas de salud, considere quién está detrás de la información. Una apuesta segura son los sitios del gobierno (sitios que terminan en .gov). Dos muy buenas opciones son MedlinePlus en español y Healthfinder.gov en español, en ambos puede consultar información sobre cientos de temas relacionados con la salud y enterarse de las últimas novedades en medicina. También es bueno recurrir a los sitios web de las universidades o escuelas de medicina que terminan con .edu.

Los grupos sin fines de lucro que se dedican a la investigación y enseñanza de enfermedades específicas (cuyos domicilios web generalmente terminan en .org) también puede resultar buenas fuentes de información, como por ejemplo la American Heart Association o la Sociedad Americana del Cáncer. MedlinePlus tiene una lista de organizaciones (en inglés) que ofrecen información de salud en internet. Pero tenga presente que la terminación “.org” no garantiza la buena reputación de un sitio web. Los estafadores pueden establecer sitios falsos cuyos domicilios terminen en.org.

Compre medicinas recetadas únicamente en farmacias con licencia para operar en EE.UU.

Lo que parece ser una farmacia en internet podría ser una fachada que encubre a un estafador o a un ladrón de identidad. Los sitios pueden utilizar sellos y logotipos que parecen oficiales, prometer garantías de devolución de dinero y “tener aspecto” legítimo. Todo eso puede ser falso.

Podría terminar recibiendo medicamentos falsos, vencidos o mal etiquetados o medicinas que podrían contener ingredientes peligrosos. También puede darse el caso de que usted pague sus medicinas y que nunca las reciba — o que nunca le devuelvan el dinero.

Pero, ¿cómo puede saber si está tratando con una farmacia legítima con licencia para operar en Estados Unidos? Para verificar si una farmacia tiene una licencia que la acredita para operar en Estados Unidos, averigüe en la junta estatal de farmacias correspondiente al domicilio de la farmacia. La organización National Association of Boards of Pharmacy (NABP) (en inglés) posee información sobre cada junta estatal. La NABP también tiene una lista de farmacias que operan en internet que cumplen con sus normas y que están acreditadas por medio de su programa Verified Internet Pharmacy Practice Sites (VIPPS). En los sitios web de las farmacias de buena reputación deberían:

  • Pedirle una receta o prescripción médica.
  • Disponer de un farmacéutico licenciado para que responda sus preguntas.
  • Suministrar un domicilio físico y un número de teléfono comercial.

Hable con su médico o con el profesional a cargo del cuidado de su salud

Mientras busque respuestas a sus preguntas de salud, posiblemente se encuentre con sitios web o anuncios que ofrecen píldoras u otro tipo de productos muy promisorios. Pueden decirle que el producto promocionado curará una enfermedad grave, como por ejemplo artritis, diabetes, mal de Alzheimer, esclerosis múltiple, cáncer, VIH-SIDA o una variedad de dolencias. O quizás se encuentre con un anuncio que promociona una píldora para adelgazar que lo ayudará a perder peso sin necesidad de hacer ejercicio físico ni cambiar sus hábitos de alimentación. La pura verdad es que la mayor parte de estos productos “milagrosos” son inservibles, y en el mejor de los casos terminará perdiendo su dinero. Pero hay otros que son indudablemente peligrosos.

No confíe en un sitio web únicamente porque tenga un aspecto profesional o porque contenga historias exitosas relatadas por “personas reales”. Y no se ilusione mucho con la efectividad de un producto promocionado como un “innovador descubrimiento científico” o un “remedio antiguo”, o con anuncios que usan términos supuestamente científicos como “termogénesis” u otros términos que pretenden transmitir seguridad, como por ejemplo “natural.” Los estafadores pueden ser gente creativa. Las historias pueden ser inventadas, o los individuos que las cuentan pueden ser actores o modelos que recibieron un pago para elogiar las virtudes del producto.

Consulte a su médico antes de probar un producto para su salud. Su médico puede darle información sobre los riesgos que presenta un producto, si hay estudios respetables que avalan las declaraciones y las contraindicaciones para su medicación o tratamiento actual.

Para más información sobre declaraciones de salud, visite ftc.gov/salud.

Reporte el fraude en internet

Si piensa que puede haberse convertido en víctima de un fraude relacionado a la salud, reporte el incidente a:

  • La Comisión Federal de Comercio en ftc.gov/queja.
  • La oficina de su Fiscal General estatal usando la información de contacto disponible en naag.org (en inglés).
  • La agencia de protección del consumidor de su condado o estado.

Presente quejas sobre compañías extranjeras en econsumer.gov.

Reporte a la Administración de Alimentos y Medicamentos los problemas que se le presenten con una medicación o un dispositivo de uso médico.