Negocios de trabajo en casa

Share This Page

¡Forme parte de una de las industrias de más rápido crecimiento en Estados Unidos!
¡Sea su propio jefe!
¡Gane miles de dólares al mes, desde su casa!

Los anuncios de este tipo están por todas partes — puede encontrarlos en el poste de teléfono de la esquina y hasta en su periódico, un mensaje de correo electrónico o en su sitio web favorito. Los trabajos pueden ser diferentes, pero el mensaje es siempre el mismo – comience ya a ganar grandes sumas de dinero trabajando en su casa, incluso durante su tiempo libre.

Cuando se anda apretado de dinero, las oportunidades de trabajo en su casa pueden parecerle justo lo que estaba necesitando para poder pagar deudas. Incluso, hay algunos promotores de estas oportunidades que prometen devolverle su dinero si no tiene éxito con el trabajo. Pero la verdad es que muchos de esos trabajos "prefabricados" son una estafa. Le hacen pagar el costo de los equipos para empezar a trabajar o de certificaciones inservibles, y hasta es posible que le hagan cargos extras a su tarjeta de crédito sin su autorización.

Hay otros promotores de oportunidades de trabajo en casa que sencillamente no cumplen con lo que prometen. Los anuncios omiten informarle que probablemente tenga que trabajar muchas horas sin recibir pago alguno, o no declaran todos los costos que tendrá que afrontar para colocar anuncios en el periódico, hacer fotocopias, o comprar sobres, papel y sellos postales y otros materiales necesarios para poder hacer el trabajo. Las personas que han sido engañadas por este tipo de anuncios han perdido miles de dólares; sin contar la cantidad de tiempo y energía que invirtieron.

Estos son algunos ejemplos de los esquemas que ofrecen la oportunidad de trabajar en su casa que se deben evitar:

Rellenar sobres

El anuncio dice que a cambio del pago de un "pequeño" cargo aprenderá cómo ganar un montón de dinero rellenando sobres en su casa. Pero después de pagar, usted descubre que el promotor nunca tuvo una oferta de empleo. En cambio, usted recibe una carta diciéndole que coloque el mismo anuncio para "rellenar sobres" en periódicos o revistas, o que mande ese mismo anuncio a sus amigos o familiares para comprar la misma oportunidad de trabajo o algún otro producto. La única manera de ganar dinero es si otras personas responden de la misma manera que usted respondió.

Trabajo manual y ensamblaje. Según lo que dice el anuncio, usted puede ganar dinero haciendo trabajos manuales o ensamblando artesanías u otros productos en su casa. Es probable que tenga que invertir cientos de dólares en equipos o materiales – por ejemplo para comprar una máquina de coser o máquina para hacer letreros para la compañía, o en materiales para confeccionar artículos tales como delantales, zapatos para bebé o letreros de plástico – o quizá tenga que invertir muchas horas para producir artículos para una compañía que se ha comprometido a comprarlos.

Sin embargo, después que haya comprado los materiales o equipo y haya terminado el trabajo, los operadores de la oportunidad no le pagarán supuestamente porque su trabajo no cumple con los "estándares de calidad". Lamentablemente, no hay ningún trabajo que esté a la altura de los supuestos "estándares de calidad", y el resultado es que usted se queda con el equipo y los materiales – pero sin obtener ningún tipo de ingreso.

Procesamiento de rebajas

El anuncio que le llega por correo electrónico dice que usted puede ganar mucho dinero procesando las rebajas. Y el cargo para capacitación y certificación no es nada comparado con lo que ganará procesando rebajas desde su casa de acuerdo a lo que promete el anuncio. El anuncio dice que el mejor consultor de trabajo en casa que opera el programa le enseñará a alcanzar el mismo nivel de éxito que logró él mismo.

Lo que recibe son materiales de entrenamiento inservibles. No hay ninguna rebaja para procesar y muy pocas personas han recibido su dinero de vuelta.

Búsquedas en internet

El anuncio publicado en el sitio Web despierta su curiosidad — gane entre $500 y $1000 por semana, o incluso hasta $7,000 por mes haciendo búsquedas en línea y llenando formularios. Aún mejor, usted puede ser su propio jefe y trabajar directamente desde su casa. ¿Qué puede perder, excepto un pequeño cargo por envío y despacho?

Lamentablemente, tiene mucho que perder. La compañía no tiene conexión con un sitio de búsquedas en internet. El cargo que usted paga con la tarjeta para comprar los materiales para iniciar el negocio les permite a los estafadores acceder a la información de su tarjeta de crédito o débito. Si usted les paga algo ellos pueden usar su información para seguir haciendo cargos.

Facturación médica

Los anuncios lo tientan con promesas de importantes ingresos para trabajar a tiempo parcial o completo procesando electrónicamente reclamaciones de gastos médicos – y no se requiere experiencia. Cuando usted llama al número gratuito, un representante de ventas le dice que los médicos están muy interesados en encontrar personas que los ayuden con la tarea de facturación y que a cambio de su inversión de unos cientos – o miles – de dólares, recibirá todo lo que necesita para iniciar su negocio de facturación médica, incluyendo el programa software para procesar las reclamaciones, una lista de clientes potenciales y apoyo técnico.

Pero la verdad es que las compañías rara vez cuentan con personal de ventas con experiencia u ofrecen contactos dentro de la comunidad médica. Las listas que le dan pueden estar desactualizadas e incluir nombres de médicos que no han solicitado servicios de facturación, y hasta es posible que el software ni siquiera funcione. La competencia en el mercado de facturación médica es feroz y no son muchas las personas que compran estas oportunidades que pueden encontrar clientes, iniciar un negocio o generar ingresos – y ni que hablar de recuperar el dinero invertido ni ganar grandes sumas. Muchos médicos procesan sus reclamaciones de gastos médicos en sus propias oficinas, y los médicos que contratan a terceros para ocuparse de su facturación, por lo general, lo hacen con firmas bien establecidas, y no con alguien que trabaja desde su casa.

Para evitar una estafa de facturación médica, pida una lista de varios compradores previos para que usted pueda escoger a quien llamar para conseguir referencias. Si el promotor solamente le da uno o dos nombres, es posible que sean "ganchos" o gente contratada para que dé buenas referencias sobre la oportunidad. Trate de establecer contacto personal con las referencias en el lugar donde operan su negocio. Hable también sobre el tema con organizaciones que agrupan a procesadores de reclamaciones de gastos médicos o negocios de facturación médica y con algunos médicos de su comunidad. Por último, consulte a un abogado, contador u otro asesor de negocios antes de firmar un contrato o de hacer pagos por adelantado.

Cuando se trata de oportunidades de negocio no hay apuestas sin riesgo. Las promesas de ganar grandes sumas desde su casa, especialmente cuando la "oportunidad" involucra el pago de un cargo adelantado o entregar la información de su tarjeta de crédito deberían despertar su sospecha. No importa que el anuncio se publique en un periódico o sitio web confiable o si las personas con las que habla por teléfono le parecen auténticas. La situación amerita hacer una buena investigación y añadir escepticismo.

Haga preguntas

Si está pensando en ir tras las huellas de un ofrecimiento de trabajo-en-casa, haga la tarea. Estas son algunas preguntas que debe hacer:

  • ¿Qué tareas deberé desempeñar? (Pídale al patrocinador del programa que liste cada paso del trabajo.)
  • ¿Me pagarán un salario o mi pago será a base de comisión? ¿En que se basa la promesa de cuánto ganaré? ¿Usted hace un estudio de todos los que compran el programa? ¿Qué documentos tiene que me pueden probar que lo que promete es cierto, antes de darle mi dinero?
  • ¿Quién me pagará?
  • ¿Cuándo recibiré mi primer cheque?
  • ¿Cuál es el costo total del programa de trabajo en casa, incluyendo el costo de los materiales, equipo y la cuota para inscribirse en el programa? ¿Qué es lo que recibiré a cambio de mi dinero?

Las respuestas a estas preguntas podrán ayudarlo a determinar si el programa de trabajo en casa es legítimo, y si así fuera, si es apropiado para sus circunstancias.

Considere también la posibilidad de verificar la reputación de la compañía ante la agencia local de protección del consumidor, el Fiscal General estatal y la oficina de Better Business Bureau, no sólo donde la compañía se encuentra localizada, si no también donde usted reside. Estas organizaciones le pueden informar si han recibido quejas con respecto al programa de trabajo en casa en el que usted está interesado. Pero sea cauto: la falta de quejas no quiere decir necesariamente que la compañía sea legítima. Para evitar ser detectadas, las compañías inescrupulosas pueden resolver las quejas de los consumidores, cambiar de nombre o mudarse.

Además, considere la experiencia de otras personas. Puede poner el nombre de la compañía junto con la palabra "queja" en el motor de búsqueda en línea para ver qué dicen otro sobre la compañía. Lea lo que dicen. Después de todo usted está tomando una decisión que envuelve gastar su dinero.

Donde presentar su queja

Si usted ha gastado dinero y tiempo en un programa de trabajo en casa y ahora cree que posiblemente el programa no sea legítimo, comuníquese con la compañía y pida un reembolso. Infórmeles a los representantes de la compañía que usted está considerando notificar a los funcionarios del gobierno sobre su experiencia. Si no puede resolver la disputa directamente con la compañía, presente una queja ante las siguientes organizaciones:

  • La Comisión Federal de Comercio en ftc.gov/queja o al 1-877-FTC-HELP (1-877- 382-4357).
  • La oficina del Fiscal General de su estado o del estado donde se encuentra localizada la compañía. Consulte la información de contacto correspondiente en naag.org (en inglés). En la oficina le podrán informar si usted está protegido por alguna ley estatal que regule los programas de trabajo en casa.
  • Las oficinas locales de protección del consumidor.
  • La oficina local de Better Business Bureau.
  • El jefe de la oficina local del Servicio Postal. El Servicio Postal de los Estados Unidos investiga prácticas postales fraudulentas. Visite postalinspectors.uspis.gov (en inglés).
  • El jefe de la sección de anuncios de la publicación donde apareció publicado el anuncio puede estar interesado en conocer los problemas que haya tenido con la compañía.

Anteriormente, este artículo se llamaba Ofertas fraudulentas para trabajar en su casa.