Estafas de impostores del gobierno

A veces, los estafadores se hacen pasar por funcionarios del gobierno para lograr que usted les envíe dinero. Podrían prometerle un premio de la lotería a cambio del pago de “impuestos” u otros cargos, o podrían amenazarlo con arrestarlo o demandarlo judicialmente si no paga una supuesta deuda. Independientemente de las tácticas que usen, el objetivo de estos estafadores es siempre el mismo: lograr que usted les envíe dinero.

No lo haga. Las agencias del gobierno federal y los empleados federales no le piden a la gente que envíe dinero para cobrar un premio o para cancelar préstamos impagos. Tampoco están autorizados para pedirle que haga una transferencia de dinero ni que cargue dinero a una tarjeta de débito pre-pagada para pagar algo.

Cómo reconocer a los impostores que simulan trabajar para el gobierno

Reconocer a un impostor a través de sus mentiras puede resultar difícil. Usan una amplia variedad de tretas para atraer su atención, ya sea distrayéndolo con una historia sobre una suma de dinero que usted se ganó o generándole temor diciéndole que lo demandarán judicialmente o lo arrestará.

Estas son dos mentiras que han usado con éxito para engañar y robarle dinero a la gente:

Usted se “ganó” la lotería o un sorteo

Usted recibe una llamada de alguien que dice ser un funcionario del gobierno que le dice que se ganó un premio de una lotería o un sorteo supervisado por el gobierno federal. Puede que le digan que llaman de parte de “la agencia nacional de protección del consumidor”, de la inexistente Oficina Nacional de Sorteos, o incluso de la verdadera Comisión Federal de Comercio (FTC) – y parece como si lo estuvieran llamando desde un número legítimo. También podrían enviarle emails, mensajes de texto o cartas.

Podrían:

  • decirle que antes de poder cobrar su premio usted tiene que pagar impuestos o cargos por servicio.
  • pedirle que envíe dinero a un agente de “Lloyd’s of London” o a alguna otra compañía de seguros reconocida para “asegurar” la entrega del premio.
  • pedirle que transfiera dinero inmediatamente, con frecuencia hacia un país extranjero.

En realidad, no hay ninguna agencia del gobierno ni ninguna compañía de seguro involucrada, y tampoco hay ningún premio. Ni nunca lo hubo. Los estafadores se apropian del dinero que usted les paga y luego desaparecen.

Usted debe una deuda falsa

Podría recibir una llamada o una carta de aspecto oficial con su nombre, domicilio y número de Seguro Social correctos. A menudo, los falsos cobradores de deudas dicen que trabajan para una firma legal o para una agencia del gobierno — por ejemplo, la FTC, el IRS o la oficina del alguacil. Luego, lo amenazan con arrestarlo o demandarlo judicialmente si no paga una deuda que supuestamente adeuda.

La verdad: no hay ninguna razón válida para que alguien le pida que le transfiera dinero o que cargue una tarjeta de dinero recargable como medio de pago de una deuda. Si tiene dudas sobre la legitimidad de la llamada, busque el número de teléfono oficial de la agencia, oficina o empleado del gobierno (sí, incluso de los jueces) y llame para averiguar cuál es la verdadera historia. Aun cuando se tratara de una deuda verdadera, usted tiene los derechos que le otorga la Ley de Cobranza Imparcial de Deudas.

Entre las variaciones de estas estafas están aquellas perpetradas por gente que afirma trabajar para el IRS y que dice estar cobrando impuestos atrasados, o los estafadores que se hacen pasar por representantes del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) que se dirigen contra los solicitantes y peticionarios de inmigración.

Cinco maneras de derrotar a una estafa de impostores que simulan trabajar para el gobierno

  1. No transfiera dinero
    Los estafadores suelen presionar a las personas para que les envíen un giro o transferencia de dinero, o le recomiendan firmemente a la gente que cargue dinero en una tarjeta de débito pre-pagada y se la envíen. ¿Por qué? Porque es como enviar dinero en efectivo: una vez que lo envía, usted no puede seguirle el rastro ni recuperarlo. Nunca deposite un cheque de “premio” ni tampoco acepte enviar dinero de vuelta. El cheque es falso, sin importar lo auténtico que pueda parecer, y usted le deberá al banco el dinero que haya retirado. Y no dé la información de su cuenta ni envíe un cheque ni una orden de pago por un servicio de entrega urgente o mensajería. Los estafadores oportunistas recomiendan estos servicios para apropiarse de su dinero antes de que usted se dé cuenta de que lo engañaron.
  2. No pague por un premio

    Si participa de un sorteo legítimo y gana, usted no tiene que pagar un seguro, impuestos ni cargos de envío para recibir su premio. Si tiene que pagar, no es un premio. Y las compañías, incluida Lloyd’s of London, no aseguran la entrega de premios de sorteos.

    Si usted no participó de un sorteo o lotería, no puede haber ganado nada. Recuerde que jugar a una lotería extranjera por correo o por teléfono es ilegal.

  3. No dé información financiera ni ningún otro dato personal por teléfono. 

    Nunca dé ni confirme información financiera ni ningún otro dato delicado, incluido el número de su cuenta bancaria, de su tarjeta de crédito o de su Seguro Social, a menos que sepa con quien está tratando. Los estafadores oportunistas, como los falsos cobradores de deudas, pueden usar su información para cometer robo de identidad — hacer cargos a sus tarjetas de crédito existentes, abrir nuevas cuentas de tarjeta de crédito, cuentas corrientes o de ahorro, emitir cheques fraudulentos, o sacar préstamos a su nombre. Si recibe una llamada sobre una deuda que tal vez sea legítima —pero usted piensa que el cobrador quizás no lo sea— comuníquese con el acreedor para avisarle que está recibiendo este tipo de llamadas.

  4. No confíe en un nombre o número de teléfono

    Para parecer confiables, los estafadores oportunistas usan nombres que suenan oficiales. Es ilegal que un promotor mienta diciendo que está afiliado o endosado por una agencia del gobierno o cualquier otra organización reconocida. No importa qué tan convincente pueda parecer su argumento —o el aspecto de su papelería— están mintiendo. Ningún auténtico funcionario del gobierno le pedirá que envíe dinero para recibir un premio, ni tampoco lo llamará para cobrarle una deuda.

    Los estafadores usan tecnología de internet para que sus llamadas parezcan legítimas y para disimular el código de área del teléfono desde donde lo están llamando. Así que aunque a usted le dé la impresión de que lo están llamando desde Washington, DC, podrían estar llamándolo desde cualquier lugar del mundo.

  5. Inscriba su número de teléfono en el Registro Nacional No Llame

    De acuerdo, esto no frenará las llamadas de los estafadores. Pero le servirá para sospechar de las llamadas recibidas inesperadamente. En general, la mayoría de los vendedores legítimos respeta la lista del Registro No Llame. Los estafadores la ignoran. Inscribir su número en esta lista le servirá para “filtrar” las llamadas ilegítimas y para reducir la cantidad de llamadas legítimas de telemercadeo que recibe. Inscriba su número de teléfono en donotcall.gov.

Reporte la estafa

Si recibe una llamada de un impostor que simula trabajar para el gobierno, presente una queja en ftc.gov/queja. Asegúrese de incluir los siguientes datos:

  • fecha y hora de la llamada.
  • nombre de la agencia que utilizó el impostor.
  • lo que le dijeron, incluidos el monto de dinero y el método de pago que le pidieron que usase.
  • número de teléfono de la persona que lo llamó, aunque los estafadores pueden usar tecnología para crear un número falso o simular un número real, los agentes de la ley pueden rastrear ese número para identificar a la persona que lo llamó.
  • cualquier otro detalle sobre la llamada.

¿Siente curiosidad por otras estafas de impostores? Échele un vistazo a algunas de nuestras anteriores alertas de estafas. Y si todavía no lo hizo, suscríbase para recibir nuevas alertas de estafas por email.